jump to navigation

[Opinión] Dark Souls II: El juego perfecto
Friday, 7 de March de 2014

Escrito por Jeitor en : Aburriendo al personal, Comunidad, Opinión , 5 Comentarios

397325 copia

Queda una semana interminable para la llegada de Dark Souls II, juego que personalmente llevo esperando ansioso desde el año pasado. Recuerdo cuando me enteré de su desarrollo, ponerme a buscar como loco las fecha de lanzamiento y comprobar que faltaba casi un año para poder tenerlo.
Ha sido casi un año, de momentos de angustia, escuchando rumores sobre los cambios, viendo gente jugando, leyendo el desarrollo de la guía como en la primera parte…. En fin, un año infinito y por fin ha llegado el momento que estaba esperando. Confieso que no he visto casi nada de lo que hay por ahí, no quiero saber los detalles de la nueva entrega y espero que no haya demasiados cambios, porque, bajo mi punto de vista, Dark Souls ya lo tiene todo. Jugando al primero me he sentido como cuando niño jugaba a mi Amstrad 6128, echando horas y horas y llegando a la misma pantalla, al mismo jefe, y que por fin te lo pasas y tienes la sensación de que aun te queda mucho por descubrir, esperaba a la Micromania del mes siguiente con la esperanza de que comentaran algo sobre algún juego que tenía o incluso algún “poke” que me permitiera ver más… (no recuerdo haber terminado ningún juego de cuando era niño, bueno si, el Renegade). Espero que la segunda parte siga igual, de difícil, de poco intuitivo, de …. Coger algo y decir: para que narices será esto?! De dar vueltas y vueltas hasta dominar a la perfección una zona. Y cuando estas mareado de hacer el mapa y de morir y morir descubrir formas de no morir tanto, de mejorar. Yo descubrí tarde las invocaciones en Dark Souls, la mejora de estus, la disolución de las maldiciones…. A ver, ¡no tenía instrucciones! ¡Y no me dió por googlear! Después decubrí que había un guía, videos por un tubo en youtube, que podías invocar incluso a amigos! Que podías invadir, hacer pactos diferentes que cambiaban ciertas cosas…. En definitiva, descubrí…¡el juego perfecto!